Atendiendo al clamor de una plebea, y siendo que vuestra Majestad es también sensible a los pesares del vulgo, decrétase que queda estricta, total y absolutamente prohibido el uso de la "música de reggeatón" o simil como música funcional o cadena interminable en cualquier ámbito del condado, y en especial en vehículos todados, teléfonos móviles y supermercados.

Quien desoyera esta regla será objeto de acto de justicia in situ, que en los primeros casos quedará a juicio del vulgo circundante, y en el último de los citados casos consistirá en recibir batazos a diestra y siniestra, propinados por un vulgar u oficial de justicia, imitando el estilo "undía de furia" de Michael Douglas (o, en el peor de los defectos, "mostrador de cadena disquera" de Andrés Calamaro)

5 comentarios:

¡Mondoke! dijo...

Oh espero su reinado y velaré porque suceda algún día.
Por cierto, esta "música" podría ser usada en cámaras de tortura...

Barracuda dijo...

Agradezco su gentil consideración.
Oh! Gran señor!
Sus dones serán recompensados

Nick Floyd dijo...

Realmente eres el Rey de Reyes...!

Subjuntivo dijo...

Y el Rey vio que al pueblo le gustaba. Y eso es bueno. Pero hasta ahí.

S.

Bays dijo...

A quién hay que matar para que seas rey?
Adoré esta medida!